TEATRO PAYRO
San Martin 766
Tel: 4312-5922
Este mes en el Payró
"Cuantos fantasmas en un beso" Dir: Pablo Finamore
La plata no alcanza para comer ni para pagar el alquiler. No vamos a tener adónde caernos muertos. ¿Qué hacemos? Andará el diablo a la hora de la siesta y no lo vas a saber nunca....
La plata no alcanza para comer ni para pagar el alquiler.
No vamos a tener adónde caernos muertos.
¿Qué hacemos?
Andará el diablo a la hora de la siesta y no lo vas a saber nunca.
Taller: Coautoría (desde el miércoles 4 de septiembre
Dramaturgia de la soledad(Escritura a cuatro manos)Entrenamiento dramatúrgico en duplas. Del escenario al papel y del papel al escenario. Disparador: la soledad. Objetivo: agudizar la escucha para prestar solo atención a lo que pide ...
Dramaturgia de la soledad
(Escritura a cuatro manos)

Entrenamiento dramatúrgico en duplas. Del escenario al papel y del papel al escenario. Disparador: la soledad. Objetivo: agudizar la escucha para prestar solo atención a lo que pide el material en su proceso de escritura. Duración tres meses. Empieza el miércoles 4 de septiembre.
De la mañana a la media noche. Dirección Diego Cosin
Georg Kaiser es tenido como el máximo exponente del expresionismo dramático alemán. Como muchos otros autores de un arte decadente, sus obras fueron quemadas por las hordas hitlerianas, pero, ya muy conocido en el resto del mundo...
Georg Kaiser es tenido como el máximo exponente del expresionismo dramático alemán. Como muchos otros autores de un arte decadente, sus obras fueron quemadas por las hordas hitlerianas, pero, ya muy conocido en el resto del mundo, su teatro perdura. Aunque poco lo conocemos, Kaiser llevó a los extremos esa rebelión contra el naturalismo, la otra objetividad que se mostró en el desprecio por el psicologismo, la exteriorización de los sentimientos y el manejo de símbolos. Se le ha considerado el más glacial de los autores expresionistas.
Un cajero ve la posibilidad de robar 60,000 marcos del banco donde trabaja. Después de que efectúa el robo, y a fin de que no lo atrapen, decide gastar todo el dinero peregrinando por distintos lugares. En primer lugar, concurre al hotel donde está alojada una mujer que había conocido en el banco, a quien le ofrece parte de su fortuna. Pero ella lo rechaza y lo denuncia. Incapaz de volver con su familia, el cajero decide gastar el dinero en carrera de bicicletas, en un restaurant Cabaret, hasta que llevado por una niña, transita el ejército de salvación de almas para expurgar su culpa.
El Cajero, aparece como un personaje expresionista arquetípico: extático, visceral, intenso, onírico, distorsionado y por momentos grotesco. Su performance "expresionista" contrasta con las performances más naturalistas de los demás personajes. Dicho naturalismo actoral contrasta, a su vez, con los decorados ornamentales creando por momentos cierta incomodidad en el espectador.